Saltar al contenido
Remenatural

CALAMBRES » Síntomas, Causas, Prevención & Tratamientos Naturales

mayo 1, 2019

Calambres

Los calambres musculares son contracciones o espasmos súbitos, involuntarios en uno o más músculos. Son muy comunes y a menudo ocurren después del ejercicio. Algunas personas tienen calambres musculares, especialmente en las piernas, por la noche. Pueden ser dolorosos y durar de unos segundos a varios minutos. Puede tener calambres en cualquier músculo, pero ocurren con mayor frecuencia en:

  • Muslos
  • Pies
  • Manos
  • Brazos
  • Abdomen
  • A lo largo de su caja torácica

¿Que Son Los Calambres?

Los calambres musculares son contracciones que no podemos moderar con nuestra voluntad, que causan dolor, y pueden originarse por múltiples causas, entre ellas, por excesivo trabajo de un músculo que produce agotamiento, por calor, por afecciones nerviosas o, por causas menos atendidas tales como los calambres por carencias nutricionales.

Los calambres por déficit de nutrientes se originan porque existe un desequilibrio electrolítico que puede deberse su pérdida excesiva, por ejemplo en la sudoración, o porque faltan determinadas vitaminas que fortalecen y mantienen la estructura muscular en condiciones.

Resultado de imagen para Calambres

Casas de los Calambres

El uso excesivo de un músculo, la deshidratación, la tensión muscular o el solo hecho de mantener una posición por un período prolongado pueden causar un calambre muscular. Sin embargo, en muchos casos no se sabe cuál es la causa.

Si bien la mayoría de los calambres musculares son inofensivos, algunos pueden estar relacionados con enfermedades no diagnosticadas, tales como:

  • Suministro de sangre inadecuado. El angostamiento de las arterias que llevan sangre a las piernas (arterioesclerosis de las extremidades) puede producir un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio. Estos calambres a menudo desaparecen poco después de terminar los ejercicios.
  • Compresión de los nervios. La compresión de los nervios en la espina dorsal (estenosis lumbar) también puede producir un dolor similar a los calambres en las piernas. Usualmente el dolor empeora cuanto más caminas. Caminar en una posición levemente flexionada (como cuando empujas un carrito de compras) puede mejorar o retrasar el comienzo de los síntomas.
  • Disminución de minerales. Una cantidad insuficiente de potasio, calcio o magnesio en tu dieta puede contribuir a los calambres en las piernas. Los diuréticos (medicamentos a menudo recetados para la presión arterial alta) también pueden disminuir estos minerales.

Síntomas de Los Calambres

Los calambres en las piernas se caracterizan por una contracción muy fuerte de los músculos de la pantorrilla. Los síntomas aparecen de repente: los signos característicos de los calambres en las pantorrillas son:

  • Un dolor muy fuerte y punzante en la pantorrilla
  • Músculos de las pantorrillas endurecidos

Los calambres en las piernas aparecen casi siempre en un lado y son más frecuentes por las noches. Los calambres pueden trasladarse hasta el pie, hasta el punto de que los dedos se contraigan hasta la planta del pie. Debido a la contractura, en determinadas circunstancias la pierna se dobla y se limita en parte su movimiento considerablemente.

Normalmente, los calambres pueden solucionarse rápidamente estirando los músculos de la pantorrilla para que desaparezca el dolor. A veces, después de sufrir un calambre muy fuerte en la pierna los síntomas permanecen durante un tiempo y se asemejan a las agujetas.

Por que sufrimos de Calambres

El origen de los calambres musculares es un tema controvertido, ya que aún no se ha encontrado una evidencia científica que asegure al 100% por qué se producen. Existen varias teorías sobre la aparición de estas contracciones repentinas de los músculos, pero aún no se ha llegado a un consenso.

Las causas de los calambres musculares, según uno de los últimos estudios publicados en el British Journal of Sports Medicine, son la deshidratación, la falta de electrolitos (asociada a la deshisdratación) y la alteración del control neuromuscular.

Resultado de imagen para Calambres

Que Hacer

Intente aumentar la intensidad y la duración de su entrenamiento gradualmente, para darle tiempo al cuerpo a ajustarse al aumento de la actividad.
Si hace ejercicio en condiciones de calor o de humedad, tome bebidas deportivas para reponer los electrolitos cuando haya acabado.
Después del ejercicio, reponga los hidratos de carbono perdidos comiendo un plátano.
Haga estiramientos antes y después del ejercicio, pueden reducir la susceptibilidad de los músculos a los calambres.

Factor de Riesgo de los Calambres

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de calambres musculares son:

  • Edad. Las personas mayores pierden masa muscular, por lo que el músculo restante puede sobreexigirse con más facilidad.
  • Deshidratación. Con frecuencia, los atletas que se fatigan y deshidratan al practicar deportes en climas cálidos padecen calambres musculares.
  • Embarazo. Los calambres musculares también son frecuentes durante el embarazo.
  • Afecciones. Puedes tener más riesgo de sufrir calambres musculares si tienes diabetes o trastornos nerviosos, hepáticos o tiroideos.

Como Prevenir los Calambres

Estas medidas pueden ayudar a prevenir los calambres:

  • Evita la deshidratación. Bebe abundante líquido todos los días. La cantidad depende de lo que comas, de tu sexo, del nivel de actividad, del clima, de tu salud, de tu edad y de los medicamentos que tomes. Los líquidos ayudan a que los músculos se contraigan y relajen, y mantienen las células musculares hidratadas y menos irritables. Durante la actividad, reabastece los líquidos a intervalos regulares y continúa bebiendo agua u otros líquidos después de terminar.
  • Elonga tus músculos. Elonga antes y después de usar cualquier músculo por un período prolongado. Si tienes tendencia a tener calambres en las piernas por la noche, elonga antes de acostarte. Hacer ejercicio ligero, como usar la bicicleta fija por unos minutos antes de acostarte, también puede ayudarte a prevenir los calambres mientras duermes.

Tratamientos Naturales Para los Calambres

1. Árnica

Las flores son utilizadas para tratar golpes, dolores artríticos y rigidez de los movimientos; se puede preparar una infusión con éstas y aplicar paños embebidos sobre el calambre. Natural Standard señala que aplicar el gel “Vogel Arnica” 2 veces al día durante 3 semanas, demostró ser tan eficaz como el ibuprofeno para reducir el dolor.

2. Guelder Rose o corteza de calambre

También llamado “árbol del copo de nieve”, su nombre científico es Viburnum opulus, cuya corteza se incluye en las pomadas o ungüentos para aliviar los calambres y se consiguen en las tiendas. Según Natural Standard, la esencia de la planta tuvo efectos antiespasmódicos sobre el músculo liso.

3. Té o pomada con ajenjo

Utilizado para tratar problemas circulatorios y fibromialgia, puede calmar los calambres. Algunas pomadas calmantes lo contienen. Natural Standard revela que demostró su efectividad al beber un té de ajenjo seco en 1 taza de agua hirviendo y tomado 2 veces al día durante un mes.

4. Hierba de limón

Prueba diluir en 20 ml de aceite de almendra con 4 gotas de cilantro y 2 gotas de aceite esencial de hierba de limón (lemon grass), y aplica con suaves masajes en la zona del calambre. La hierba de limón es aliada de la buena circulación sanguínea, y puede ser eficaz contra el reumatismo, según algunos estudios.

5. Un batido natural

En algunos lugares de Latinoamérica se cree que este batido puede ayudar a combatir los calambres. Mezclar 1 vaso de leche descremada con 1/2 taza de yogurt natural light, 1 plátano y 1/2 taza de jugo de naranja en una licuadora y batir. Beber 1 vaso de este brebaje por varios días: el potasio de las frutas y el calcio de la leche, ayudarán a aliviarlos.

Consejos para evitar los Calambres

A continuación, damos algunos interesantes consejos a tener en cuenta cuando suframos un calambre:
Parar de realizar ejercicio físico.
Estirar con cuidado el músculo ya que así reduciremos la presión que se está ejerciendo sobre el mismo. Mantener el músculo estirado hasta que los calambres cesen.
Si tiene un calambre en la pantorrilla, coloque la mano sobre el músculo y vaya subiendo, poco a poco, los dedos hasta llegar a la rodilla.
Si sufre un calambre en los cuádriceps, manténgase de pie, levante el tobillo hacia las nalgas y mueva la parte superior del pie y el talón para estirar el músculo.

Para estirar los músculos isquiotibiales, siéntese y estire la pierna, manteniendo la rodilla sin flexionar, e intente inclinarse hacia delante hasta tocar su pie.
Masajear suavemente el músculo.
Beber agua o bebidas isotónicas para reemplazar los posibles líquidos y electrolitos perdidos.
Caminar un poco.
El hielo puede aliviar si tiene los músculos sensibles y doloridos. Coloque una bolsa de hielo envuelta en una toalla. No aplique el hielo directamente sobre la piel ya que puede dañarla. Mientras realiza estiramientos, puede utilizar el hielo para así reducir el flujo sanguíneo, lo que ayudará a relajar el músculo.

Resultado de imagen para Calambres

Calambres Nocturnos

  • Permanecer hidratado: beber agua u otros líquidos en cantidad suficiente durante todo el día pueden evitar la deshidratación. Eso también ayuda a que los músculos se contraigan y relajen con más facilidad. Cuando uno participa en alguna actividad física, es particularmente importante reponer los líquidos, y continuar bebiendo agua u otros líquidos después de dicha actividad.
  • Estirarse antes de acostarse: si padece de calambres nocturnos en las piernas, lo mejor sería que se estire antes de ir a dormir.
  • Hacer un poco de ejercicio: andar en una bicicleta estacionaria durante unos minutos antes de acostarse podría ayudarle a prevenir los calambres mientras duerme.
  • Escoger el calzado correcto: usar zapatos que le ofrezcan buen apoyo podría ayudar a prevenir los calambres en las piernas.
  • Aflojar la ropa de cama: afloje las sábanas y demás mantas de la cama en la parte de los pies.