Saltar al contenido
Remenatural

LINFOMA » Síntomas, Tipos, Causas, Tratamientos & Como Prevenirlo

abril 30, 2019

Linfoma

Los linfomas comienzan cuando un tipo de glóbulos blancos, llamado células T o células B, se hacen anormales. Las células se dividen una y otra vez aumentando el número de células anormales. Las células anormales pueden diseminarse a casi todas las demás partes del cuerpo. La mayor parte del tiempo, los médicos no pueden determinar por qué una persona desarrolla un linfoma . Usted está en mayor riesgo si tiene un sistema inmunitario débil o cierto tipo de infecciones.

El linfoma puede causar muchos síntomas, tales como:

  • Ganglios linfáticos inflamados, sin dolor, en el cuello, las axilas o la ingle
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fiebre
  • Sudoración nocturna profusa
  • Tos, dificultad para respirar o dolor torácico
  • Debilidad y cansancio que no desaparece
  • Dolor, inflamación o sensación de hinchazón abdominal

Que es la Linfoma

Un linfoma es una proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario), generalmente dentro de los nódulos o ganglios linfáticos, pero que a veces afecta también a otros tejidos como el hígado y el bazo. Dicho de otra forma, es un cáncer que se inicia en el tejido linfático. Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmunitario (las células encargadas de la defensa del organismo) que puede ser más severa cuanto más se haya diseminado la enfermedad. Además, si la médula ósea se ha visto afectada pueden producirse anemia u otros cambios en las células de la sangre.

El linfoma afecta a entre tres y seis personas por cada 100.000 habitantes cada año. La edad media en la que suele aparecer esta enfermedad es de 60 años.

Imagen relacionada

Cusas de las Linfomas

Un linfoma es un cáncer del tejido linfático (sistema linfático), el cual juega un papel principal en la activación de nuestro sistema inmunológico. Se caracteriza por la formación de tumores sólidos en el sistema inmune. Este tipo de cáncer afecta a unas células inmunes llamadas linfocitos, que son un tipo de glóbulo blanco.

Estadísticas del Instituto Nacional de Cáncer en los Estados Unidos estiman que hay cerca de 20 casos de linfoma no Hodgkin por cada 100,000 personas dentro de la población estadounidense.

Por su parte, el linfoma de Hodgkin es relativamente raro, con alrededor de tres casos por cada 100,000 personas. Es decir que aproximadamente 90% de los linfomas son del tipo no Hodgkin, mientras que un 10% son del tipo Hodgkin.

Síntomas de las Linfomas

Algunos síntomas y signos comunes son:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Escalofríos
  • Pérdida de peso
  • Cansancio (sensación de estar muy agotado)
  • Hinchazón del abdomen
  • Sensación de llenura después de comer sólo una pequeña cantidad de comida
  • Dolor o presión en el pecho
  • Tos o dificultad para respirar
  • Infecciones graves o frecuentes
  • Tendencia a presentar fácilmente moretones o sangrados

Tipos de Linfomas

El tratamiento de un linfoma depende de los siguientes factores: el pronóstico, la edad y el estado general del paciente, la respuesta al tratamiento de rescate y la filosofía de cada centro.

Existen dos tipos principales de linfoma. El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin. Todos los demás tipos de linfoma se denominan linfomas no Hodgkin. Una vez determinado el tipo de linfoma, éste se clasifica según su pronóstico (probabilidad de recuperación) por grados: bajo, intermedio y alto. Sin embargo, un sistema más nuevo, denominado sistema REAL, divide los tipos de linfoma de acuerdo con su comportamiento clínico en tres categorías: indolente, agresivo y altamente agresivo:

  • Los linfomas indolentes tienden a crecer de forma lenta. Aun sin ningún tratamiento, los pacientes con este tipo de linfoma con frecuencia viven muchos años sin presentar problemas a causa de la enfermedad. Para algunos de estos pacientes, no se recomienda ningún tratamiento hasta que se desarrollen síntomas.
  • Los linfomas agresivos y altamente agresivos crecen más rápidamente. Sin tratamiento, la esperanza de vida de estos pacientes es de semanas o meses. Afortunadamente, la mayoría de los linfomas agresivos y altamente agresivos responden bien a la quimioterapia y muchos de ellos se curan.

Imagen relacionada

Como Prevenir las Linfomas

Sólo unos cuantos de los factores de riesgo para el linfoma de Hodgkin que se conocen se pueden cambiar, de modo que no es posible actualmente prevenir la mayoría de los casos.

Se sabe que la infección por VIH, el virus que causa el sida (AIDS), aumenta el riesgo. Por lo tanto, una manera de limitar su riesgo consiste en evitar los factores de riesgo conocidos para el VIH, como el uso de drogas intravenosas o las relaciones sexuales sin protección con muchas parejas. Puede leer más sobre este asunto en El cáncer, la infección por VIH y el SIDA.

Tratamientos para las Linfomas

Es muy importante realizar un diagnóstico preciso y un buen estudio de extensión de la enfermedad, que permitan tener todos los datos necesarios para decidir el tratamiento más adecuado. En la actualidad, el conocimiento de los linfomas es cada vez mayor, así como la investigación con nuevas moléculas y otras modalidades terapéuticasque ofrecen expectativas alentadoras.

Estos son los tratamientos más empleados:

  • Agentes alquilantes: atacan directamente al ADN para evitar la reproducción de las células cancerosas.
  • Rituximab: es un tipo de anticuerpo monoclonal indicado para Linfoma No Hodgkin de células B de novo o en recaída, leucemia linfocítica crónica-B y mieloma múltiple, entre otras patologías.
  • Quimioterapia convencional.
  • Radio – Quimioterapia.
  • Trasplante hematopoyético.

Una vez concluido el tratamiento, pueden darse tres escenarios:

  • El paciente es refractario: el tratamiento no funciona y el enfermo debe pasar a un tratamiento de rescate.
  • Se produce una respuesta parcial al tratamiento.
  • El paciente presenta una respuesta total al tratamiento.

Como Saber si tengo Linfomas

  • Exploración física. Tu médico verifica los ganglios linfáticos inflamados en el cuello, las axilas y la ingle, así como también el bazo o el hígado inflamado.
  • Extracción de un ganglio linfático para su análisis. El médico puede recomendar un procedimiento de biopsia de ganglios linfáticos con el fin de extirpar la totalidad o una parte de dicho ganglio para su análisis de laboratorio. Con las pruebas avanzadas, es posible determinar si hay células de linfoma presentes y qué tipo de células se ven afectadas.
  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre que determinan la cantidad de células en una muestra de sangre pueden darle indicios al médico sobre tu diagnóstico.
  • Extracción de una muestra de médula ósea para su análisis. Un procedimiento de aspirado de médula ósea y biopsia implica insertar una aguja en el hueso de la cadera para extraer una muestra de médula ósea. La muestra se examina para buscar células del linfoma.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico puede recomendarte que te realices pruebas de diagnóstico por imágenes para buscar signos de linfoma en otras áreas del cuerpo. Las pruebas pueden comprender una tomografía computarizada, una resonancia magnética y una tomografía por emisión de positrones (TEP).

Imagen relacionada

Como Tratar A una Persona con Linfoma

Los pacientes que reciben ciertos medicamentos de quimioterapia (tal como fludarabina y otros análogos de purina) y el medicamento de anticuerpo alemtuzumab (Campath) presentan un alto riesgo de infecciones que es visto principalmente en personas con sistemas inmunitarios deteriorados, como infección por CMV (un virus) y neumonía por neumocistis (PCP, la cual es causada por un tipo de hongo). Un medicamento antiviral como aciclovir se administra a menudo para tratar de prevenir infecciones por CMV. Para ayudar a prevenir la PCP, a menudo se administra un antibiótico que contiene sulfamida (trimetoprim con sulfametoxazol, también se conocen por sus nombres de marca Septra y Bactrim). Existen otros tratamientos para las personas que son alérgicas a medicamentos que contienen sulfamida.

Los antibióticos y los antivirales también se utilizan para tratar las infecciones. A menudo, las infecciones activas requieren de dosis más altas o de medicamentos diferentes a los usados para prevenir infecciones.

Las linfomas No Hodgkin

  • Edad: la mayoría de los linfomas no Hodgkin se presentan en personas mayores de 60 años
  • Sexo: los índices de linfomas no Hodgkin son variados dentro de los sexos
  • Etnicidad y ubicación: en los Estados Unidos, el afroamericano y el asiático-americano es menos propenso que el caucásico estadounidense a desarrollar esta enfermedad, a su vez esta enfermedad es más común en países desarrollados
  • Productos químicos y radiación: algunos productos químicos utilizados en la agricultura, al igual que la exposición a radiación nuclear se han identificado como factores de riesgo
  • Inmunodeficiencia: por ejemplo la causada por infección por VIH o adquirida en trasplante de órganos
  • Enfermedad autoinmune: en la cual el sistema inmune ataca a las células del propio cuerpo
  • Infección: ciertas infecciones virales y bacterianas aumentan el riesgo de desarrollar un linfoma

Las Linfomas Hodgkin

  • Mononucleosis infecciosa: Infección causada por el virus Epstein-Barr
  • Edad: dos grupos específicos son los más afectados, por un lado las personas en sus 20 años y por el otro los mayores de 55 años
  • Sexo: ligeramente más común en los hombres
  • Ubicación: más común en los Estados Unidos, Canadá y norte de Europa, menos común en Asia
  • Familia: el riesgo de desarrollar esta enfermedad es ligeramente más alto si un hermano la ha padecido, este riesgo puede incrementarse aun más en el caso de ser un gemelo idéntico
  • Nivel económico: personas de mayor estatus socioeconómico presentan mayor riesgo de desarrollar la enfermedad
  • Infección por VIH

Resultado de imagen para dolor de cuello en ancianos